BIG DATA: ¿problema u oportunidad?

Diversos técnicos especializados en el análisis y procesamiento de datos afirman que Big Data no puede ser considerada como una ciencia, sino que no es más que un simple problema. La justificación que dan es que el crecimiento exponencial de los datos durante la última década ha dificultado las tareas de análisis debido a las tres características de Big Data: volumen, velocidad y variedad. Personalmente, no coincido en esta simplificada definición y voy a justificarlo con un simple ejemplo relacionado con social media. Empecemos introduciendo las dimensiones de social media para poder llegar a una definición más concreta de Big Data.

Desde el origen de Facebook, en 2006, no ha parado de crecer el número de perfiles creados hasta rebasar los mil millones. Para entender la magnitud de este número sólo hay que pensar en el número de personas que hay en la Tierra, que son aproximadamente siete mil millones, a las que debemos restar los países donde Facebook está censurado (ej: China), poblaciones sin acceso a internet, los niños, etc. Al final te acabas dando cuenta de que la mayoría de los individuos con posibilidad de acceso a Facebook tienen un perfil. He hablado de Facebook como ejemplo representativo, pero podríamos decir lo mismo de otras redes sociales como Twitter, LinkedIn, Youtube y muchas más. En la siguiente imagen veréis una famosa representación de la explosión de datos en la que aparecen diversas menciones a social media. Se representan las cantidades de datos que se generan cada minuto a nivel mundial:

Imagen

¿Por qué digo todo esto? ¿Qué tiene que ver la generación de datos de social media con la definición de Big Data? La respuesta es que esta cantidad de datos no representa sólo un problema en sí, sino también oportunidades de negocio. Social media nos permite obtener información muy poderosa que puede ser de interés de cualquier tipo de individuo u organización. Por ejemplo, una firma puede estar interesada en saber que se comenta sobre ella en las redes sociales para así poder centrar sus productos a las necesidades de sus consumidores. Por otro lado, los partidos políticos pueden estar interesados en saber que políticas generan más indignación en las redes sociales para así poder cambiar su estrategia electoral. Lo que quiero decir es que Big Data no puede ser definida simplemente como problema, a pesar que su obtención y análisis supongas inconvenientes (las tres Vs), porque Big Data ha permitido crear oportunidades de negocio dando la posibilidad a las empresas, asociaciones, instituciones públicas, etc. a conocer más la sociedad y así poder actuar en consecuencia de sus necesidades.

En conclusión, hay que diferenciar dos partes importantes de Big Data: la primera es la relacionada con las herramientas técnicas utilizadas en su análisis; y la segunda, relacionada con las consecuencias que ha generado el desarrollo de esta ciencia. Está claro que en el primer caso se generan diversos problemas relacionados, por ejemplo, con el almacenamiento de datos. Pero debemos ir más allá de estos problemas y saber ver las oportunidades que se generan. Estas oportunidades también forman parte del desarrollo de Big Data y deben tenerse en cuenta en su definición.

Autor: Daniel Bestard Delgado

Anuncios